VIERNES

26

Jun...

COVID- 19: UNA OPORTUNIDAD
EN MEDIO DE LA CRISIS

COVID- 19: UNA OPORTUNIDAD<br>EN MEDIO DE LA CRISIS

El 2020 inició con el reto de afrontar una pandemia internacional conocida como el COVID-19, la solución a los retos en salud pública para cada país fueron los primeros en ponerse en marcha, sin embargo, hoy hay más de 449.000 víctimas mortales según la Organización Mundial de la Salud, que son resultado de los efectos del virus. Lamentablemente, no ha sido el único impacto generado, porque en la mayor parte de las industrias y comercio exterior arremetió para afectar las cifras y ver decrecimientos económicos en los países.Siendo China, el gran productor internacional, quien más ha influenciado en la desaceleración económica.

 

El virus trajo consigo la necesidad del aislamiento social y el cuidado personal que exigió el cierre de ciudades y aeropuertos, aumentó la rigurosidad en controles de revisión de mercancías y un cambio en la cotidianeidad de los consumidores. Automáticamente se cambió la demanda y el mercado de bienes y servicios se tornó a un mercado de primera necesidad, disminuyendo los bienes de consumo. Adicionalmente, en China principalmente, se suspendió la producción de materias primas y gran parte de las empresas productoras tuvieron cerraron temporalmente, afectando el comercio exterior.

 

¿En qué se ha visto afectado el comercio exterior y el paqueteo internacional?

 

Los cambios en la demanda de bienes de consumo han hecho que esta industria deba reorganizarse, principalmente porque sus grandes clientes, las empresas, dejaron de producir o transportar sus mercancías.

 

Las medidas restrictivas, el cierre de carreteras, el cierre de fronteras y el aumento de supervisiones de bioseguridad también afectan la industria. Los protocolos de bioseguridad se tuvieron que fortalecerse para cuidar la salud de los trabajadores y evitar la contaminación de la carga.En cuanto al paqueteo internacional, se ha visto un efecto positivo y es ser el soporte físico del e-commerce. Una de las tendencias en la pandemia ha sido el uso del comercio electrónico y las compras en línea, donde la demanda por bienes de primera necesidad y otros con recepción a la puerta de la casa se ha aumentado. Esto ha exigido mayor rigurosidad con las medidas preventivas en trabajadores y una exigencia por cumplir a tiempo con las entregas.

 

Incluso algunas empresas se han reinventado para hacer entrega de domicilios de comida, a pesar de las implicaciones en los costos de mano de obra. Todo está creado para generar oportunidades de crecimiento y ser protagonistas en la entrega de mercancías, sólo que hay que saber adaptarse a las exigencias del mercado.

 

En Colombia, las empresas de logística como Servientrega, Interrapidísimo, Coordinadora, etc. presentaron pérdidas en el primer trimestre del año, por la pérdida de los clientes empresariales. Sin embargo, las acciones disruptivas frente a la crisis les ha permitido la recuperación en el segundo trimestre.

 

Cómo se mencionó en un principio, China ha sido uno de los más afectados en su producción y esto ha generado rebotes sobre USA, UK, Europa y Latinoamérica. Sin embargo, China está reactivando su economía para garantizar la producción de materias primas y esto ha demostrado la reactivación de las cadenas de abastecimiento.

 

¿Cómo responder a estas exigencias?

 

Para Thunder, lo principal es el seguimiento de las medidas de bioseguridad y políticas regionales o gubernamentales de cada ciudad, municipio o país donde se vaya a operar.

 

Hacer un rastreo de las vías o canales por los que se realizaría el envío. Cuidar a nuestros empleados es la regla de oro para garantizar la operación. Son ellos la razón de ser de nuestra compañía y creemos que su seguridad es nuestra tranquilidad. Las medidas de bioseguridad son de estricto cumplimiento, así podemos cuidar de los nuestros y de los terceros que reciben la mercancía que entregamos. También es importante la eficiencia operacional para asegurar los tiempos de entrega a nuestros clientes. Aquí entra a jugar el rol de la tecnología, donde se apunta a la estandarización de los procesos, al seguimiento de protocolos y a la optimización en tiempos de reparto. De esta forma, la demanda creciente fruto del e-commerce puede verse atendida y correspondida por su soporte logístico. Dar soluciones de entrega puerta a puerta es el enfoque en el transporte y comercio exterior, principalmente garantizar que los bienes y servicios lleguen en el menor tiempo posible porque así lo exigen los clientes. Para esto la inversión en el personal de entrega debe ser mayor y se pueden buscar alternativas cómo robots y androides que realicen contrarreloj y sin contaminación.

 

La apertura de aeropuertos y puertos marítimos no debe ser un cuello de botella si se realiza una planificación adecuada y se les promete a los clientes nuevos tiempos de reparto por la coyuntura del Covid-19, para esto la coordinación y la transparencia serán el éxito para la satisfacción del cliente.